El cilindro antibumping.

Es indispensable para esas puertas que sólo van a estar protegidas por una cerradura.

El cilindro antibumping es fácil de encontrar en las tiendas, con marcas tan populares como Cisa, Ezcurra, Tesa, Noa, Mauer, Kaba o Fichet. Comprobar las características del cilindro y comparar los precios de los diferentes modelos es vital para conseguir una buena adquisición.

Buscar información en Internet también es recomendable.

En busca de la puerta más segura.

Lo más recomendable sería apostar por la instalación de una puerta blindada, muy segura. Lo siguiente sería colocar una cerradura con dotes protectores, para lo que debería contar con cilindro antibumping; agregar un escudo protector le dificultaría el trabajo al ladrón, que no sabría la marca de la cerradura así.

Luego, podríamos elevar la seguridad por dos métodos: el tradicional consistiría en colocar un buen cerrojo en la puerta; el moderno sería decantarse por la instalación de una cerradura invisible. Y es que todas estas medidas que hemos comentado en este punto servirían para lograr una puerta casi inexpugnable; eso sí, cerrar con llave y estar atentos a los sistemas de cierre es un premisa fundamental para que la seguridad funcione. Prestar atención a la seguridad de las ventanas también será importante para prevenir ataques por otras vías.

El cerrojo con cadena.

Un cerrojo de alta seguridad con cadena es una opción idónea si no queremos andar con un mando a distancia encima o si no queremos gastarnos demasiado dinero al instalar una cerradura invisible. Ofrecen una gran protección y seguridad; en el mercado hay diversos modelos muy atractivos.

El Lince C6 antibumping (posee un cilindro súper seguro), el Fac Rp 301 RP/80 (para puertas blindadas) y el Fac 50R/80 (para puertas tradicionales) son algunos de los cerrojos más recomendables y más seguros que podemos encontrar.

Cuál es la cerradura con más seguridad del mercado.

Si anda en busca de la cerradura que ofrezca más seguridad del mundo, más abajo intentaremos fijar una serie de claves. Eso sí, hay que partir de la premisa de que no hay cerradura que no pueda abrirse; obviamente, unas cerraduras sí son más seguras que otras.

Cerraduras invisibles frente a los robos.

El avance constante de las tecnologías ha llevado a que las cerraduras invisibles sean una de las alternativas más seguras para impedir los robos. Y es que se trata de cerraduras idóneas para lograr proteger un negocio o una casa; además, pueden complementarse con cerraduras tradicionales. La cerradura invisible ofrece protección frente al bumping, que es la técnica más usada por los ladrones para abrir las puertas.

Cerraduras invisibles. Beneficios.

Las cerraduras invisibles pueden instalarse en toda clase de puertas, ya sean de madera, acorazadas, blindadas o reforzadas. Aportan una enorme protección a los inquilinos, ya que los ladrones no podrán forzarlos, pues carece de una presencia exterior a la que echarle mano; cuando el chorizo crea que puede abrir con su llave maestra, se topará con un escollo con el que no contaba.

El usuario no tendrá problemas para abrir la cerradura invisible, pues bastará con llevar un mando a distancia que dará la señal a la cerradura para que proceda a la apertura cuando dicho usuario se acerque. Además, se trata de cerraduras que cambian de código cada poco tiempo, lo que impide que los ladrones puedan llegar a copiar las combinaciones numéricas; además, se trata de códigos encriptados, por lo que la seguridad es mayor. Algunos modelos incluyen una alarma.

Se trata de cerraduras que operan con baterías de larga duración; el uso de la batería dependerá del uso que se le dé. Dicha batería durará varios meses, dará un aviso cuando necesite ser recargada y se bloqueará en modo accesible para que no haya problemas de acceso cuando la energía flaquee. Hay quien asevera que las cerraduras invisibles son los más seguros elementos de cerrajería que existen. Por ejemplo, un buen modelo puede ser el que ofrece la marca Remock Lockey, que trabaja con dos pilas AA de un año aproximado de duración; las pilas recargables serán otra opción, pero siempre habrá que tener a mano unas recargadas.

Herramientas para instalar una cerradura Yale.

Lo básico es contar con un destornillador para apretar los tornillos de manera adecuada. Habrá que recurrir a la taladradora con brocas si hay que instalar la manilla. Es vital conocer bien cuáles son todas las herramientas que se necesitan, pues, si se va a prescindir del cerrajero, lo ideal es tener a mano todos los utensilios que agilicen el trabajo.

La seguridad de las cerraduras Yale.

Se trata por lo general de cerraduras seguras que tienen tras de sí mucho estudio y esfuerzo. Aunque ninguna cerradura es segura al cien por cien, hay modelos de Yale que se aproximan mucho a ese porcentaje. Hay modelos que ofrecen una garantía de un año; en cualquier caso, instalarlos bien es muy importante. No hay que obviar que Yale es una de las grandes marcas del mercado de la cerrajería.

Bombillos Antibumping

Distinción el bombillo antibumping.

Es importante asegurarse de si la cerradura cuenta o no con sistema antibumping; no hay que olvidar que el bumping es el método más empleados por los ladrones para forzar las puertas de las viviendas, de ahí que cada vez más personas se preocupen de protegerse ante esta amenaza.

¿Pueden copiarse fácilmente las llaves?

Aunque pueda parecer positivo el hecho de copiar las llaves fácilmente en una ferretería, muchas veces los ladrones se valen de este mismo procedimiento por vías inimaginables, lo que les permite entrar luego con comodidad y sigilo en las casas que quieran. Lo conveniente es que la copia de las llaves no sea fácil, algo que habrá que tener en cuenta a la hora de comprar un cilindro antibumping.

Y es que hay que impedir que las llaves puedan copiarse en cualquier parte, porque esto se lo pondría muy difícil a los avispados ladrones. Tener conocimientos sobre el mundo de la cerrajería será importante para acertar en la compra de una buena cerradura antibumping, ya que así no se adquirirá un producto que en realidad no es seguro; hacerse con una cerradura que sea protectora a largo plazo es lo que hace que merezca la pena afrontar una inversión en cerraduras.

¿Qué cerradura antibumping se debe adquirir?

Lo primero es apostar por un cambio de cerraduras cuando el anterior sistema de cierre se encuentre obsoleto y falto de garantías de protección. Prestar atención al número de pitones es importante a la hora de comprar una buena cerradura antibumping; los modelos más simples se moverán en un pitón, mientras que los más seguros llegarán hasta los ocho pitones. Las cerraduras antibumping son seguras, no confíe en los vídeos que circulan por Internet en los que se ve cómo se abren cerraduras con estos sistemas, porque son mentira. Aunque existen muchos más métodos para que los ladrones puedan entrar, evitar el bumping es un primer paso muy importante.

¿De qué modo se sabe si una cerradura es antibumping?

Lo mejor es buscar y obtener toda la información posible sobre el modelo de la cerradura; bastará con rastrear en Internet acerca del modelo para comprobar si es antibumping o no. La instalación de un buen escudo para cerradura también ofrecerá protección complementaria a los sistemas antibumping, ya que al ladrón le gusta trabajar con diligencia y no andar superando las distintas trabas que el usuario le vaya planteando.

¿Qué bombillo antibumping adquirir?

Aunque adquirir un bombillo antibumping pueda parecer una maniobra segura, que lo es, lo más recomendable sería comprar una cerradura completa que posea sistemas anti rotura, anti extracción, anti ganzúa, anti apalancamiento, anti taladro y antibumping. Esto será lo mejor para ponérselo difícil a los ladrones. Optar por las mejores marcas del mercado también será una apuesta sobre seguro para la protección de la vivienda.

Precio de un bombillo antibumping.

El precio dependerá del nivel de seguridad que andemos buscando, así como de la marca y del modelo. Lo más recomendable sería no quedarse a medias, adquirir un modelo completo que ahuyentase a los ladrones que vieran puntos débiles en la cerradura. No obstante, hay bombillos antibumping muy sencillos por unos 30 euros. Los de calidad de verdad pueden encontrarse en el mercado por más de 200 euros, pues incluirán sistemas de seguridad más completos. El precio final también dependerá del bombín y de si la instalación la va a realizar el propio usuario o un profesional cualificado.

No hay que obviar que una simple cerradura antibumping no garantizará la seguridad, pues, si el ladrón se percata, optará por otros medios para abrir la puerta de una casa. A veces hay que valorar si merece la pena gastarse un poco más y estar seguro. De todos modos, comparar modelos y consultar con profesionales y expertos siempre será positivo. Quizá la marca Fac sea una opción que no deja de ser interesante.