Cuál es la cerradura con más seguridad del mercado.

Si anda en busca de la cerradura que ofrezca más seguridad del mundo, más abajo intentaremos fijar una serie de claves. Eso sí, hay que partir de la premisa de que no hay cerradura que no pueda abrirse; obviamente, unas cerraduras sí son más seguras que otras.

Cerraduras invisibles frente a los robos.

El avance constante de las tecnologías ha llevado a que las cerraduras invisibles sean una de las alternativas más seguras para impedir los robos. Y es que se trata de cerraduras idóneas para lograr proteger un negocio o una casa; además, pueden complementarse con cerraduras tradicionales. La cerradura invisible ofrece protección frente al bumping, que es la técnica más usada por los ladrones para abrir las puertas.

Cerraduras invisibles. Beneficios.

Las cerraduras invisibles pueden instalarse en toda clase de puertas, ya sean de madera, acorazadas, blindadas o reforzadas. Aportan una enorme protección a los inquilinos, ya que los ladrones no podrán forzarlos, pues carece de una presencia exterior a la que echarle mano; cuando el chorizo crea que puede abrir con su llave maestra, se topará con un escollo con el que no contaba.

El usuario no tendrá problemas para abrir la cerradura invisible, pues bastará con llevar un mando a distancia que dará la señal a la cerradura para que proceda a la apertura cuando dicho usuario se acerque. Además, se trata de cerraduras que cambian de código cada poco tiempo, lo que impide que los ladrones puedan llegar a copiar las combinaciones numéricas; además, se trata de códigos encriptados, por lo que la seguridad es mayor. Algunos modelos incluyen una alarma.

Se trata de cerraduras que operan con baterías de larga duración; el uso de la batería dependerá del uso que se le dé. Dicha batería durará varios meses, dará un aviso cuando necesite ser recargada y se bloqueará en modo accesible para que no haya problemas de acceso cuando la energía flaquee. Hay quien asevera que las cerraduras invisibles son los más seguros elementos de cerrajería que existen. Por ejemplo, un buen modelo puede ser el que ofrece la marca Remock Lockey, que trabaja con dos pilas AA de un año aproximado de duración; las pilas recargables serán otra opción, pero siempre habrá que tener a mano unas recargadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *